greatest hits

May 12, 2005

the final countdown

a punto ya de llegar a los treinta años ni más ni menos (para quien no lo sepa cumplo el 17 de mayo y todavía están a tiempo de mandarme un cariñito gracias a mi wish list de amazon), hoy me he comprado el único autorregalo que pienso hacerme, o más bien lo he ordenado por internet que es como hago la mayoría de mis compras últimamente. no voy a decir de qué se trata, para que maricarmen no cometa un asesinato nada más bajarse del avión en el aeropuerto de pittsburgh, pero les prometo que ya se enterarán con fotos y todo. eso si es que este su blog favorito sobrevive más allá del 20 de este mes: sea por esta flamante adquisición, sea por las toneladas de dvds, sea por otras innumerables manifestaciones del consumismo, me temo que de cualquier modo doña pekeña me va a matar sin contemplaciones.

no por nada the dictatorship of bochania ha vuelto a la categoría de "compulsory consumerist state".

la verdad es que carezco de mayores novedades, dedicado como estoy ya a la haraganería vacacional a tiempo completo y, a tiempo parcial, a la lenta pero segura y sin duda titánica labor de limpiar y ordenar mi chiquero, de nuevo para evitar una muerte segura. con decirles que lo más relevante de los últimos días ha sido el hecho de que el sábado vi de un tirón la trilogía de el padrino, las tres partes una detrás de otra, algo que hice hace muchos años en sevilla acompañando la larguísima sesión con mortadela siciliana y vino tinto, y en esta ocasión con pizza y diet pepsi. en realidad ya tengo tantas pelis que voy a hacer un inventario y les cuento, pero otra vez no antes del 20 de mayo por cuestiones de seguridad.

en mi descargo puedo alegar que muchas de las compras las he hecho con maricarmen en mente, incluso mi autorregalo de cumpleaños es o va a resultar en parte un regalo para ella, porque se relaciona con algo que a ella le gusta tanto como a mí (lo cual no impedirá que me mate, obviamente, porque así son las mujeres). y, en el caso de los dvds, la mayoría me salieron muy baratos y son grandes filmes o programas de televisión (lo cual... ídem). mi próximo proyecto, que me temo tendrá que congelarse durante bastante tiempo ahora que llega la ley, consiste en hacerme con la colección entera de robotech, mítica serie de dibujos animados de la cual hay una versión en siete sets dobles que incluyen el audio en español latinoamericano con el que mi generación disfrutó de la saga a mediados de los ochenta.

a punto ya de llegar a los treinta ni más ni menos. quién lo diría, ¿eh?

1 comments:

Anonymous said...

Yo puedo decir ¿quién lo diría? Y por cierto, me apunto para ayudar a Maricarmen a matarte por andar comprando y comprando. Tu mamá

rpctv



      monetize your website with text link ads




recent posts