greatest hits

June 30, 2005

cuentos viejos

ayer despedimos a citlali, quien se fue a su puerto rico querido por dos semanas, con un tremendo almuerzo en el india garden, restaurante de comida obviamente india situado a pocas cuadras de este humilde hogar, en la calle atwood. todo perfecto y a mitad de precio. la verdad es que pocas novedades tengo. eso sí, hay unos cuantos comentarios que me he ido dejando en el tintero. aquí van.

bbq
la segunda gran barbacoa en este humilde hogar fue todo un éxito, quizá demasiado, porque hubo quejas de los vecinos. en realidad no fue nuestra culpa o, al menos, no enteramente: nuestra fiesta propiamente dicha duró desde las dos de la tarde hasta alrededor de la medianoche, pero los de la casa de al lado estuvieron también de jolgorio, y en su caso hasta las cuatro de la mañana o más. a ojos del resto del vecindario, entonces, todo fue como una gran celebración única, y por eso le fueron con el chisme al dr. smole, nuestro amable pero firme casero. total, que habrá que mantener un low profile hasta nuevo aviso. en rápido resumen: treinta y dos hamburguesas, cinco paquetes de sausages, cuatro cajas de cerveza, comensales de españa, estados unidos, japón, corea y diversos países latinoamericanos, colados gringos procedentes de la fiesta de al lado.

el precio justo
gracias a mi famoso club de dvds adquirí poco antes de ir a nueva york cuatro boletos para ir al cine válidos de lunes a jueves en cualquier local de la cadena loews (por eso pudimos estrenarlos en la gran manzana). el trato es genial, cinco dólares por entrada cuando el precio normal es nueve, y cada entrada con pop-corn gratis, o sea un ahorro adicional de cuatro dólares, total que entre doña pekeña y yo gastaríamos el doble o más cada vez que fuéramos al cine si no tuviésemos esta oferta, y la única limitación es que no se puede ir en fin de semana. como escribí en su momento, en la ciudad que nunca duerme vimos la última entrega de la mayor saga galáctica jamás contada, y ayer, ya aquí en pittsburgh, fuimos al waterfront para ver batman begins.

take a walk on the dark side
¿qué les puedo decir de star wars: episode iii - revenge of the sith? todo el mundo sabe que soy un fan bastante incondicional de la serie, hasta el punto de que me refiero a ella como la mayor saga galáctica bla bla bla, hasta el punto de que tengo a darth vader aquí al lado en lugar de mi foto, hasta el punto de que ni siquiera muestro el desdén de luisra y mi ñaño y demás intelectualoides del planeta por el capítulo clónico. a mí, simple y llanamente, me encantó revenge of the sith. me parece una muy digna entrega de la serie, para mí sólo por debajo de the empire strikes back y, quizá, la peli original, más que nada por lo histórico. inconsistencias, varias, como ya destacó mi ñaño en el que se ha convertido en uno de mis blogs predilectos. a mí, sin embargo, lo único que me chocó como un error bastante absurdo fue la gratuita presencia de chewbacca (y, hablando de las precuelas en general, toda esta vaina de que los clones se hagan a partir de jango fett, cuyo hijo bobba, oh casualidad, aparecerá como perseguidor de han solo en la siguiente generación: vaya galaxia más chica). un error bastante absurdo por innecesario, quiero decir. maricarmen, recién graduada de connoisseur galáctica, ha declarado a revenge of the sith como su nueva favorita. supongo que en parte es el haberla visto en cine como dios manda, y en nueva york nada más ni nada menos, y con el mérito de haberla visto en inglés sin subtítulos. su personaje preferido es yoda, creo que porque es al que mejor entiende puesto que habla como los rusos del allegheny center... el caso es que no, no pienso aburrir al personal con mis opiniones sobre este filme, al fin y al cabo ya sabemos que no soy muy objetivo al respecto (casi lloro con la puesta de sol doble del final por mucho que, sí, estoy de acuerdo en que es ridículo esconder a luke precisamente en su propio planeta junto a su propia familia). mejor lean la opinión de kevin smith, reconocido fan de star wars, o este artículo muy sopesado al que me refirió mi ñaño, o esta locura de the filthy critic. con todo, la crítica con la que más concuerdo se encuentra aquí (eso sí, no suscribo para nada el rechazo a los duelos de espadas láser).

yo esperaba más de nolan
me temo que el niño ternura, bloggero guayaquileño residente en quito y pana de mi ñaño, tampoco es muy objetivo, pero no con respecto a star wars, sino en lo referente a batman, el personaje de cómic, y más en concreto a su última adaptación para la pantalla grande: batman begins. a mi juicio exagera: la peli no es tan mala y, desde luego, es mejor que las versiones de joel schumacher porque muy difícil es producir algo peor. ahora bien, yo en vista de lo alcanzado en memento esperaba mucho más de christopher nolan. salvo en edward scissorhands, no soy tan fan de tim burton como parece ser la mayoría, pero creo que está claro que sus dos entregas son todavía lo mejor que se ha hecho en cine con the dark knight como protagonista (aunque siempre sentiré una cierta debilidad por el batman barrigón y psicodélico de adam west). batman begins es una peli correcta, pero no es gran cosa, y no me dejó con la sensación de que vaya a erigirse en la referencia en lo que respecta al hombre murciélago.

el sr. cerveza
un subéxito del éxito de la segunda gran barbacoa en este humilde hogar fue la primera cerveza marca peke. como conté hace un millón de años, justo antes de que llegara maricarmen compré, aprovechando su ausencia, esto es, mi libertad, un autorregalo de cumpleaños cuya naturaleza me negué a revelar aquí por temor a ser asesinado en pleno aeropuerto pittsburgués. pues bien, lo cierto es que a doña pekeña le gustó mi regalo casi más que a mí, porque tiene que ver con algo que le gusta casi más que a mí. ahora sí me atrevo a desvelar el misterio: el regalo en cuestión fue un kit de producción de cerveza que, bajo el gracioso nombre de mr. beer, se comercializa en este país donde se puede conseguir prácticamente de todo por un puñado de dólares. he aquí el contenido del paquete:



nuestros primeros ocho litros de cerveza casera salieron deliciosos, así que ya estamos listos para hacer un nuevo pedido de materia prima, y esta vez eligiendo el tipo de cerveza que preferimos (en el starter kit viene siempre una west coast pale ale, bien ligera, que no está mal para estos calores veraniegos). resulta más barato que comprar cajas, el producto queda en verdad muy rico, y al fin y al cabo se trata de un simpático juguete. cuando vengan a visitarme, si se portan bien, les dejo probar algo de la mejor cerveza del mundo. Posted by Hello

0 comments:

rpctv



      monetize your website with text link ads




recent posts