greatest hits

December 20, 2005

descalabros

la lengua castiga, dicen en mi supersticioso país, y es totalmente cierto. el jueves por la mañana me reí de gerardo cuando me contó que se había caído por culpa del hielo la noche anterior, y, orgulloso, alardeé de mis dos inviernos invicto, así como del hecho comprobado de que yo no soy de esos borrachos que se caen. "el guayako mantiene la verticalidad", solía decir un amigo que alguna vez sí se cayó de nariz, y la verdad es que es verdad: es de lo poco que mantengo pasados ciertos niveles. el caso es que el jueves por la noche nos reunimos precisamente en casa del mentado gerardo para acabarnos las provisiones sobrantes de la fiesta en homenaje a gerald y, por primera vez, caí. saliendo medio apresuradamente a ayudar a la novia de nacho a desatascar su auto de la nieve, no me fijé en la película de hielo que se había acumulado en las escaleras del porche, pisé con más confianza de la recomendable sin agarrarme del pasamanos... e hice ¡plop! cual personaje de la tira cómica condorito en la última viñeta. en serio. aterricé de culo sobre los escalones de concreto, me golpeé duramente la zona lumbar, y menos mal que no me partí la cabeza. hay gente que se cae varias veces cada invierno, en caídas insignificantes, pero yo cuando me caigo me caigo de verdad. una aclaración para mi santa madre: llevaba unas cuantas cervezas pero no estaba borracho ni mucho menos, fue simplemente mala suerte, con algo de imprudencia por mi parte. además, ya se sabe que yo me puedo caer sobrio, nunca borracho.

qué dolor, maldita sea mi estampa, creo que ha sido el mayor dolor físico de mi vida (no cuento algún percance testicular de esos que de vez en cuando ocurren porque, si bien se trata de un dolor inenarrable, pasa casi enseguida mientras yo con mi lumbalgia llevo ya casi una semana). no tanto esa misma noche en casa de gerardo, sino al día siguiente, postrado en cama sin poder moverme prácticamente. claro que la noche de ese viernes terminé yendo a una fiesta, total yo no bailo, así que con quedarme quieto no hay problema. en general la semana pasada estuvo bastante agitada en el plano social, con esto de la despedida del semestre y del año, el miércoles en hemingway's, el jueves donde gerardo, el viernes en casa de becky. de no ser por mi estúpido accidente habría sido una gran última semana de clases. todavía me duele, sobre todo cuando hago movimientos bruscos con la pierna derecha, pero estoy bastante recuperado: ya no camino como anciana de noventa y cinco años con osteoporosis, ya no emito infantiles chillidos cada vez que cambio de posición estando sentado, y hasta puedo darme vueltas en la cama y todo. ¿qué puede haber más frustrante que no ser capaz de frotarse los pies con jabón en la ducha? si bien me encuentro mucho mejor, mariauxi me obligó a fijar una cita con el médico para mañana a mediodía, así que ya les contaré, yo realmente creo que no es nada tan grave pero siempre es conveniente cerciorarse, por si las hormigas.

el sábado, aún dolorido, fui a ver king kong. como dije en la respuesta al insultante comentario de mr. jungwon park, me trago mis descreídas palabras, porque naomi watts está de puta madre (por actuación y por belleza) en el papel de la novia de un kong que por fin parece un gorila de verdad. la peli está bien, pero es insufriblemente larga, más de tres horas ahí con la espalda a punto de estallarme. hay filmes que requieren y/o permiten una duración tal, como los de la trilogía de tolkien por la cantidad de personajes o como las obras corales por el entrecruzamiento de historias, pero en el caso de una película protagonizada por un mono gigante me parece una exageración. y lo peor es que hay un montón de secuencias que se podrían haber cortado sin problema. o sea, a mí me encantan los dinosaurios, pero quince minutos para una estampida de saurópodos y veintipico para la lucha entre kong y tres tiranosaurios es como un pelín demasiado. roger ebert, quizá el crítico cinematográfico más famoso de estados unidos, ha dicho que esta es una de las mejores pelis del año. yo sinceramente hubiera preferido que la acortaran a un par de horas como mucho, pero eso sí considero que supera con creces al remake setentero e incluso al filme original de 1933, que aparte del valor histórico tiene más bien poco que ofrecer como se comenta aquí. para pensar (y quien vea la peli que me conteste): ¿qué se hicieron los nativos, presentados desde luego con las peores pinceladas del racismo occidental al uso, y desaparecidos de repente a mitad de la acción sin explicación alguna?

el intenso dolor de espalda debe de haberme ablandado el alma este fin de semana, cuando corregí los exámenes finales y asenté las notas de mis gringuitos, ya que el promedio de la clase subió de c+ que tuvieron mis anteriores estudiantes de spanish 0002 a nada más ni nada menos que b. en serio pensé en bajarles la calificación artificialmente, pero las cifras no mienten, así que no pude hacer nada sin comprometer la ética (que tengo, aunque poca). ¿soy mejor profesor ahora que antes, estos eran mejores como grupo que mis chicos anteriores, pura casualidad, me estoy volviendo humano, voy rumbo a la menopausia? no lo sé. el caso es que puse más aes que nunca, nueve entre a y a-, y que ahora estoy seguro de que mi evaluación será este semestre más baja que la del anterior porque cuando uno es duro y hasta vil lo respetan más.

dicen que un resbalón no es caída. el mío del jueves por la noche/viernes por la madrugada lo fue sin duda. y no fue el único descalabro de la semana pasada, aunque el otro haya sido ya tan anunciado e inevitable dadas las circunstancias que ni sorpresa pudo causar, pese a lo mucho que hubo, hay y siempre habrá. ocurrió, simplemente, lo que tenía que ocurrir, lo que todos sabíamos que ocurriría, lo único que podía ocurrir a estas alturas del partido. ella tomó la iniciativa pero yo calificaría la cosa como de mutuo acuerdo y en buenos términos. a buenos entendedores pocas palabras bastan. ya iremos viendo qué hay, cómo es el mundo, después de la caída. eso como de costumbre sólo el patito lo sabe.

3 comments:

rafael ponce-cordero, a.k.a. bocha, a.k.a. guayako said...

update para todos aquellos que no han podido dormir preocupados por mi estado de salud: la visita al médico fue del chiste. llegué allí, le conté a la enfermera lo que me había pasado, y ella me midió, me pesó, me tomó la temperatura y me midió la presión, sin que yo entendiera qué demonios tenía que ver todo eso con mi lumbalgia. luego me pidió que me quitara lo que llevaba puesto, menos la ropa interior (¡y yo con mis calzoncillos de supermán!), y que me pusiera una bata. entonces vino el doctor, quien sólo me preguntó otra vez qué me había pasado, verificó mis reflejos en rodillas y tobillos, me hizo acostar sobre la mesa para levantarme primero una pierna y luego la otra, me miró simplemente la espalda a ojo de buen cubero, y dijo que todo se veía normal, que un dolor así no desaparece en cuatro o cinco días, que no había necesidad de tomar radiografías, que si me hubiera roto algo no podría ni caminar y tendría marcas externas, en fin... cosas que yo ya sabía. cuando le conté que mi tía me había sugerido acudir a un quiropráctico, contestó con una media sonrisa "i guess she likes that", como si fuera una especie de trivialidad o incluso algún tipo de creencia esotérica, y dijo que como doctor él ni recomendaba ni descalificaba la idea de ir a un quiropráctico, pero que en student health services no tenían ninguno, así que tendría que buscar uno a través de mi seguro médico. en fin, una pérdida de tiempo, aunque por suerte poco (quince o veinte minutos en total). único consejo: descanso... válgame el cielo. pero bueno, el caso es que tal como yo pensaba no hay de qué preocuparse, fue en resumen una desgracia con suerte como se dice en ecuador. y la verdad es que hoy me encuentro mucho mejor: ya no parezco una mujer embarazada cuando me siento o me levanto.

Anonymous said...

Felizmente recién esta noche leí el post y el update, con lo que no alcancé a preocuparme mucho. Me parecen tristes y lamentables los descalabros. Respecto al dolor de espalda, yo estoy así y no porque me haya caído sino por pasar muchas horas sentadas y por la tensión. Espero que pase, sin embargo. Cuídate mucho. Tu mamá

Psique said...

Me río mucho con tu blog, lo confieso, a pesar de tus pesares...
Eres ágil escribiendo, cautivas.
Felicitaciones y escribe pronto.
Saludos y suerte.

rpctv



      monetize your website with text link ads




recent posts