greatest hits

October 23, 2005

¿es guayaquil la cataluña del ecuador? pequeño alegato antiantitaurino

guayaquil está un universo aparte de quito: eso es un hecho. lingüística y culturalmente no tenemos mucho que ver, quito es la ciudad andina por antonomasia, guayaquil es el puerto más al sur del caribe aunque el caribe quede tan lejos. nosotros comemos arroj con menejtra carne asada y patacones, ellos hoshnado con llapingachs. los guayaquileños somos bacanes y los quiteños no (cómo serlo a dos mil ochocientos metros sobre el nivel del mar: para ser bacán es necesario poder respirar).

pero eso no nos da derecho a ser pendejos. leyendo como leo regularmente al niño ternura, blogger guayaco radicado en quito, me entero de que se está dando ahora mismo en mi ciudad una polémica reminiscente de ciertas tonterías que me tocó ver de los catalanes mientras viví en españa. españa la bárbara, genocida de indios y toros, versus cataluña la europea que según los catalanes no participó en la realización de una leyenda negra no tan legendaria y que pese a que celebra corridas de toros (como también la mismísima francia y más europeo que eso no se puede ser) censuró una obra de teatro de un autor creo que andaluz porque contenía una. desde hace siglos se ha criticado en españa a la así llamada fiesta nacional por ser la perfecta materialización del atraso español con respecto a europa. y desde hace tiempo más de un catalán ha sentido que ese es un barbarismo español que los catalanes no comparten.

vaya por delante que a mí los toros me importan un carajo. y con los toros me refiero a la tauromaquia como deporte/arte/espectáculo (y sé que si carlinhos lee esto me odiará por llamar deporte a la lidia) pero también a los animales. o sea, yo he llegado a disfrutar de alguna corrida, sobre todo con carlinhos al lado explicándome toda la vaina, pero no soy para nada un aficionado al toreo, y si de la noche a la mañana se acaba esta controvertida actividad me da exactamente igual. sin embargo tampoco me molesta que se maten toros en el ruedo con objetivos artísticos y para placer de miles de fanáticos: más seres vivos se matan día a día sin objetivos artísticos y para placer de millones de fanáticos de filetes, chuletones y hamburguesas (yo entre ellos). y la diferencia está en que una vaca o un pollo viven una vida de mierda mientras que un toro de lidia vive la vida de playboy que ya quisiéramos todos nosotros... hasta que lo matan, claro. es más, estos animales ni siquiera existirían de no ser por la fiesta: hubo un tiempo en que fueron relativamente comunes en europa, pero se extinguieron por doquier, salvo en los sitios en que se practica el toreo. se trata desde luego de un tipo de ganado muy caro de mantener que sólo tiene justificación si se tiene en cuenta el fin último de su existencia.

yo soy tan cabrón que en las corridas de toros generalmente le voy al toro, no al torero, pero en todo caso lo que no estoy dispuesto a aceptar son argumentos absurdos (y totalitarios) en favor de la censura y la prohibición de una manifestación artística. si me los hace un vegetariano al menos puedo encasillar la cosa como parte de su locura personal auténtica; si me los hace alguien que al rato se va al burger king (o, mejor, a mi tan extrañado ñato) la verdad es que apenas me parece hipocresía. no te gustan los toros, no vayas a la plaza, pero vive y deja vivir y sobre todo vive y deja de joder. si algo me parece lamentable en este mundo es el énfasis que algunos personajes normalmente burgueses ponen en defender plantas y animales mientras tienen a media humanidad hambreada a la vuelta de la esquina. recuerdo una anécdota espeluznante: un barco lleno de chinos inmigrantes ilegales llega a canadá con un perro a bordo (milagrosamente sobreviviente después de un largo viaje entre gente que no le hace mucho asco a nada que camine en cuatro patas), y se lanzan mil y una iniciativas en ese país para acoger ¡al perro!, no a las personas, entre ellas mujeres embarazadas y niños pequeños.

yo me suelo identificar con las causas autonomistas de guayaquil, una ciudad que al fin y al cabo tuvo como sueño original ser una república independiente, y que forma parte del ecuador (y no de perú porque como quiera que sea lo de ser un país separado era bastante difícil por no decir imposible) debido a que bolívar llegó un día antes que san martín. pero armar todo un lío porque hay gente que quiere iniciar o más bien revivir la tradición taurina en guayaquil, y sobre todo armarlo sobre la base de que esa es una sanguinaria costumbre de serranos bárbaros contraria a nuestra tan superior guayaquileñidad, me parece simple y llanamente una sandez.

2 comments:

Anonymous said...

Parece que ahora hay una mayor sensibilidad ante cosas como el toreo, ya antes en Quito, han hecho manifestaciones e intentos de que se prohiba la feria taurina. Yo puedo entender eso. Por otra parte, no es lo mismo comer carne de animales diversos a que se los haga sangrar frente a la gente para diversión. Y no creo que sean sólo los burgueses. Por otra parte acuérdate del toreo en Portugal, en que hay fiesta pero no se hiere o mata al toro. El otro día oí a una señora a la que entrevistaron en ecuavisa y dijo cuando le argumentaron si había salido a protestar cuando se violan los derechos humanos y ella dijo que cada cual actúa en su propio espacio de lucha y que el de ellos es contra la tortura a los animales. Dijo que no estaban de acuerdo con la violencia y que eso hay en el toreo. No estoy de acuerdo con ninguno de los argumentos pero me parece respetable su postura y en el caso de la señora que habló lo hizo con una actitud muy serena y digna. En todo caso si resulta un éxito comercial seguirá el toreo si no, morirá. le le le

rafael ponce-cordero, a.k.a. bocha, a.k.a. guayako said...

como dije, no soy protaurino, apenas antiantitaurino. o sea, no me caen bien las censuras ni las prohibiciones, y menos si lo que se quiere censurar o prohibir es al fin y al cabo y digan lo que digan una manifestación artística. yo no he torturado jamás a un animal, ni creo que sea bueno hacerlo, pero es que la tauromaquia no consiste en torturar a un animal o al menos no sólo consiste en eso. de cualquier forma a mí me da bastante igual si se elimina esta práctica en gye, en uio o en el mundo. y, en efecto, creo que a fin de cuentas lo que decidirá si continúa o no será la no tan invisible mano invisible del mercado. no, desde luego, su exceso de quiteñidad o su falta de guayaquileñidad. ni tampoco su condición de espectáculo bárbaro o civilizado: barbaridades se cometen todos los días en todas partes y no pasa nada.

rpctv



      monetize your website with text link ads




recent posts